La imputación fue en referencia a los últimos dichos del director general de Aduanas, quien había asegurado que los actos cometidos durante la última dictadura militar “no eran parte de un plan sistemático para desaparecer personas, ni un genocidio”.

El fiscal federal Ramiro González imputó al director general de Aduanas, Juan José Gómez Centurión por la presunta comisión de apología del delito a raíz de sus dichos en referencia a las acciones producidas durante la última dictadura cívico-militar en Argentina.

La denuncia en la Justicia la realizaron diputados del Frente para la Victoria, quienes argumentaron que los dichos del titular de la Aduana constituían: “un retroceso en la construcción de una sociedad con Memoria, Verdad y Justicia”.

“No fue un plan sistemático para desaparecer personas, ni un genocidio”, había manifestado el exmilitar que participó de los levantamientos “carapintadas” durante el Gobierno de Raúl Alfonsín.