Día Mundial del Donante de Sangre

Este 14 de junio se celebra en todo el planeta el Día Mundial del Donante de Sangre. Por qué elegir ser donante voluntario de sangre.

La donación de sangre es un acto altruista para el que no hay que tener condiciones excepcionales; únicamente la conciencia de que es necesaria para alguien (o para nosotros mismos, ya que 9 de cada 10 personas la necesitarán en algún momento de su vida); y las ganas de dedicarle apenas media hora.

Puede donar cualquier persona con buen estado de salud, mayor de 18 años y menor de 65, y que pese más de 50 kg.

Sólo el haber padecido determinadas enfermedades (hepatitis, sida, paludismo, tumores y otras), haber estado enfermo en los días previos a la donación o haber tomado algunos medicamentos, hacen que una persona no sea candidato a donar en un momento determinado.

En cualquier caso, el personal de salud que hace las colectas de sangre, hará unas pruebas y algunas preguntas para saber si el donante estás en condiciones de realizar la donación. En los casos que se lo excluya temporalmente, una vez transcurrido el período indicado, puede volver a presentarse para donar.

Donar es un hábito saludable.

Al llegar al lugar de la donación (colectas en unidades móviles, hospitales, Centro de Transfusión…) se hace un reconocimiento para comprobar que el donante esté en condiciones de donar (toma de presión y temperatura, niveles de hemoglobina). Posteriormente, la sangre que se extrajo será analizada para las enfermedades de transmisión sanguínea: Chagas, Hepatitis B y C, Sífilis, HIV, HPV, Brucelosis entre otras.

Donar no es perjudicial para el organismo.

Una bolsa de donación recoge 450 cc de sangre; es una cantidad que el cuerpo asume sin ningún problema cuando estamos sanos y que no causa ningún trastorno posterior. El cuerpo la regenerará en unos días mientras sigue con su trabajo habitual.

¿Cuánto tiempo lleva donar?

El proceso de donación dura unos quince minutos y al acabar te ofrecerán un refrigerio y bebida, junto a recomendaciones para las horas siguientes: beber abundante líquido, no cargar con mucho peso en el brazo que se haya pinchado, no fumar, entre otras.

Donar es seguro.

La donación de sangre es un proceso seguro que se realiza bajo la responsabilidad de un equipo médico.

Todo el material que se usa es estéril y de un solo uso. Es imposible la transmisión de ningún tipo de enfermedad durante este proceso. El reconocimiento previo asegura que el donante cumple con todos los requisitos y que la donación no supondrá para él ningún riesgo. Además todas las donaciones son analizadas.

Donar es fácil.

El acto solidario de la donación de sangre es fácil y todo aquel que cumpla con los siguientes requisitos, puede hacerlo.

  • Tener más de 18 años y menos de 65
  • Pesar más de 50 kilos
  • Estar sano

Encuentre el mejor día para donar y el lugar más próximo a su domicilio o a su sitio de trabajo.

Para más información, ir a Dirección de Sangre y Hemoderivados

REQUISITOS PARA DONAR SANGRE:

Para donar sangre hay que cumplir con ciertos requisitos y tener ganas de ayudar a los demás y ganas de ayudar a mejorar el sistema para bien de todos: los otros y nosotros mismos.

 Puede hacerlo toda aquella persona que:

  •  Goce de buena salud
  • Tenga más de 18 años y menos de 65,
  • Pese más de 50 kilos

Ante cualquier duda consultar con el equipo médico.

  • Recordar que al menos deben transcurrir dos meses entre cada donación.
  •  No olvidar llevar DNI, pasaporte o cédula
  • NO ESTAR EN AYUNAS.

INFORMACION QUE TIENE QUE PROPORCIONAR EL DONANTE

  •  Documento de identidad: n° de D.N.I., cedula, pasaporte
  •  Datos personales: domicilio, teléfono, etc
  • Estado de salud: entrevista personal, individual y totalmente confidencial con personal del equipo de salud.
  •  Confirmar que comprende la información que se le proporciona sobre la donación.
  •  La información que aporta el donante debe ser honesta y de buena fe.

 EL CENTRO DE HEMOTERAPIA DEBE INFORMAR AL DONANTE

  • Las razones por las que no debe  donar sangre si ello supone un riesgo para su salud o la del receptor.
  •  La posibilidad de cambiar de opinión y retirarse sin donar.
  •  La necesidad de avisar al Centro si, después de donar, recuerda alguna información importante que omitió/olvidó, o inicia un problema de salud (fiebre, estado gripal, etc).
  • Cuáles son los análisis obligatorios que se realizan a toda la sangre donada.
  •  Que, en caso de que los estudios así lo indiquen, puede ser convocado a realizar una nueva visita al Centro para hacer exámenes complementarios.
  •  Que tiene derecho a preguntar todo lo que desee y recibir información comprensible.

Fuente: Ministerio de Salud de La Nación Argentina.