Gobierno resolvió que a partir del 1 de enero de 2017 el mínimo no imponible en el impuesto a los autos de alta gama aumentará un 8,5%. De ese modo, se pagará la alícuota del 10% en vehículos cuyo valor sea superior a 380.000 pesos, mientras que se mantendrá el pago de un 20% para los que cuesten más de 800.000.

La medida, que afecta a varias marcas como Mercedes Benz , Audi, BMW, Ford, Honda y Toyota, volverá a ser revisada en julio del año que viene.

La industria automotriz recibió la noticia con sorpresa, dado que a mediados de esta año se había decidido no aumentar el mínimo no imponible del gravamen.

Esta alícuota se empezó a cobrar dos años antes del fin del kirchnerismo y el nuevo Gobierno decidió mantenerla, aunque a niveles más bajos que la anterior gestión: la más baja pasó de 30 a un 10 por ciento y la más alta de 50 a 20 por ciento.