Un peritaje judicial clave confirmó los detalles del flujo de dinero desde las firmas del empresario; con el informe de los expertos se abre el camino a las indagatorias, entre ellas la de Cristina.

Fue un flujo de dinero continuo que durante más de cuatro años circuló dentro del emporio de empresas de Lázaro Báez y desembocó en cuentas bancarias de los Kirchner.

Los peritos de la causa Hotesur avanzaron con su investigación y pudieron detallar cómo fue la operatoria por la cual Austral Construcciones SA y otras cinco firmas del empresario patagónico terminaron nutriendo las arcas de la ex familia presidencial por al menos $ 27,5 millones entre 2009 y 2013.

Los 11 expertos confirmaron así la maniobra hace cuatro años y que desnudó que Báez, a través del alquiler de habitaciones del hotel Alto Calafate, les garantizó una recaudación millonaria a los Kirchner.

Los peritos estudiaron el cúmulo de documentación contable y bancaria que tiene la causa, y que permanece en el edificio Libertad, de la Armada. Así reconstruyeron cómo Austral Construcciones y otras firmas le giraron al menos $ 68,2 millones hasta 2015 a otra sociedad de Báez, Valle Mitre SA, a través de distintos “convenios”. Y cómo, a su vez, Valle Mitre SA pagó un promedio de $ 6 millones anuales a Hotesur SA por el alquiler del principal hotel de los Kirchner, Alto Calafate, entre 2009 y mayo de 2013.

En su informe, los expertos respondieron a las decenas de preguntas que realizó el fiscal Gerardo Pollicita, que instruye la causa con el juez Julián Ercolini. Se trata de un paso clave en la causa, si bien todavía resta que los expertos terminen algunos puntos pendientes de la pesquisa.

Cuando el trabajo esté culminado, el fiscal tendrá todos los elementos para evaluar un posible pedido de indagatoria en la que fue la primera causa por corrupción que investigó el vínculo de los Kirchner y Báez.