Bryanna Reganzani, la adolescente de 16 años que desapareció el último jueves tras salir del colegio en la localidad de Villa Madero, partido bonaerense de La Matanza, fue encontrada esta mañana frente a un local de comidas rápidas en el barrio porteño de Flores y durante su traslado al Hospital Piñero le dijo a quienes la acompañaban que fue víctima de un secuestro, informaron fuentes policiales.

La adolescente se acercó a una ambulancia privada estacionada en Avenida Rivadavia y Bonorino, donde se encuentra un local de comidas rápidas, y se identificó como Bryanna, ante lo que el personal que estaba en el vehículo se comunicó al 911.

De inmediato intervino personal de la comisaría 38, que luego tramitó su traslado al centro médico ubicado en Varela 1301, donde permanecía esta tarde bajo asistencia y contenida por el personal.

Fuentes policiales informaron que durante el traslado la joven expresó: “Me secuestraron a la salida del colegio”.

Además describió que habría sido víctima de graves delitos, aunque advirtieron que ese relato no tiene validez de declaración.

“Mi hija está bien, le doy gracias a todos. Acá hay mucha gente que ayudó para que ella apareciera”, aseguró sonriente Miryam, mamá de Bryanna, a la prensa tras el primer contacto que tuvo con su hija en el Piñero.

Al ser consultada acerca de si la adolescente le brindó precisiones sobre dónde y cómo estuvo, la mujer indicó que “lo único que me encargué es de darle besos y abrazos, y de contarle que todos la estuvieron buscando. Ella apareció y está bien”.

Miryam indicó también que la adolescente “tenía la misma ropa” que vestía cuando desapareció el jueves tras salir del colegio, situado a pocas cuadras de la casa donde vive con su mamá.

Según el parte médico, Bryanna Reganzani no fue golpeada ni sufrió abuso. Las conclusiones se desprenden de informe preliminar de la Policía Científica. El documento señala que la chica de 16 años, que fue encontrada esta mañana después de estar cinco días desaparecida, “no tiene lesiones en el cuerpo ni de golpes ni ataduras”. Tampoco tiene lesiones genitales lo que indicaría que no fue víctima de violación.