Luego de la tragedia del ARA San Juan, del cual no se tienen noticias sobre su aparición, trascendió que la embarcación submarina no tenía el aval en seguridad de la Inspección General de la Armada para zarpar aquel 25 de octubre de 2017.

Algunos documentos que se agregaron a la causa que investiga la desaparición del submarino, la cual está a cargo de la jueza Marta Yañez de Caleta Olivia. Se indica que el 25 de octubre zarpó de la Base Naval de Mar del Plata con 46 tripulantes, dos se bajaron en Ushuaia, y no regresó.

Dichos exámenes se debieron haber realizado luego de la problemática que tuvieron el 15 de noviembre luego de: “Ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías N° 3 ocasionó cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barra de baterías. Baterías de proa fuera de servicio al momento de inmersión propulsando con circuito dividido. Sin novedades de personal. Mantendré informado”.

Dichos controles que no se hicieron quedaron determinados para la primera quincena de diciembre, algo que desconocieron y generaron una tragedia como la desaparición del submarino.