El Gobierno tomó parte de las propuestas de sus aliados del radicalismo y la Coalición Cívica para atenuar el impacto de los aumentos de gas en este invierno: los usuarios tendrán la posibilidad de pagar en cuotas con interés los dos bimestres de mayor consumo y se postergarán hasta julio los mayores requisitos para acceder a la tarifa social.

La decisión quedó confirmada en un mediodía de reuniones con referentes de los dos partidos en la Casa Rosada y las medidas tendrán el límite fijado por Mauricio Macri: un costo fiscal neutro para no complicar la meta de reducción del déficit fiscal.

El Presidente avanzó en la negociación con los socios de Cambiemos luego de los reclamos expresados por Elisa Carrió y referentes de la UCR, del “ruidazo” del miércoles por la noche que se sintió en algunas plazas y de la sesión especial impulsada por la oposición en Diputados, que quedó a una sola presencia de reunir el quórum. Macri sumó primero al gobernador mendocino Alfredo Cornejo -titular del radicalismo- a una reunión con Juan José Aranguren, el ministro de Energía al que Cornejo había cuestionado.

Luego Marcos Peña -jefe de Gabinete- y los coordinadores Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, Emilio Monzó -presidente de Diputados- y Nicolás Massot -jefe de bloque del PRO- pulieron la propuesta con Cornejo, Mario Negri -titular del interbloque de Diputados- y Fernando Sánchez y Juan López por la Coalición Cívica.

Negri ofició de vocero en el Patio de las Palmeras, con la lectura de los cuatro puntos consensuados para atenuar el efecto de la suba de gas, de hasta un 40% a partir de este mes y que se sumará al 45% de diciembre:

  1. “Aplanamiento de los dos bimestres de mayor consumo”. Los usuarios podrán “posponer el pago del último aumento” de las facturas entre mayo y junio, y julio y agosto, en tres cuotas a pagar entre noviembre y abril, con un interés que rondará el 21% anual.

  1. Las “limitaciones” a la tarifa social aplicadas desde diciembre de 2017 quedarán suspendidas hasta julio en las provincias “que acepten compartir el costo” de la medida. Serán unos $150 millones de pesos que tendrían que afrontar los gobernadores, estimaron en la reunión.

  1. El Ministerio de Energía “revisará los criterios de aplicación de multas” a las empresas por incumplimientos e impulsará “mayor actividad de los entes reguladores”.

  1. La convocatoria “de forma urgente” al Consejo Federal Energético -será este lunes- con los ministros de Energía provinciales para trabajar la tarifa social y una campaña de “concientización de ahorro” en el consumo.

La implementación será por una resolución de Energía que se publicará en el Boletín Oficial. Acordaron no enviar un proyecto al Congreso y argumentar que la competencia es del Poder Ejecutivo. En la segunda reunión analizaron el escenario en Diputados, luego de que la oposición quedara a un paso de iniciar una sesión para revisar las tarifas. “La foto del miércoles demuestra que está difícil”, evaluó uno de los presentes. El oficialismo tendrá que superar los embates de sectores de la oposición en ese ámbito.

En cuanto a las tarifas de electricidad quedaron en avanzar en unos días, luego de que los radicales presenten una propuesta -como hizo Cornejo para el gas-, en el caso de la luz con un trabajo coordinado por Negri.

“No es una marcha atrás. Es un recalculando, lo hemos hecho muchas veces y no hay ningún problema. Hay que tomar decisiones alternativas a las originales”, aseguró Massot al término de la reunión. “Acá no hay populismo ni demagogia: hay realismo”, agregó Negri sobre el alcance de las medidas. “Estamos satisfechos con el consenso. Hablé con Carrió y está contenta con que se estén buscando alternativas”, contó López.

Las reuniones tuvieron momentos tensos. “Cada uno dijo lo que tenía que decir”, coincidieron asistentes ante la consulta de Clarín. En presencia del Presidente, de entrada se encontraron dos que tenían cosas para decirse: Cornejo y Aranguren, que se habían cruzado fuerte públicamente hacía una semana. Al final se quedaron charlando unos minutos a solas.

Si el objetivo de los aliados era consensuar medidas más favorables a los usuarios, Macri había marcado el límite de antemano con la exigencia del costo fiscal neutro y en la reunión insistió en su preocupación por el déficit. Los radicales buscaron eliminar los intereses de las cuotas, pero no quebraron la resistencia de Aranguren. “A tasa cero no hay incentivo para que paguen al contado los que pueden”, argumentó el ministro. Los radicales volvieron sobre el planteo de la necesidad de una mirada política para avanzar en decisiones que pueden afectar el humor social.

“Hay que hacer una evaluación no sólo de la factibilidad económica sino también en términos políticos”, insistieron con el reclamo.

Los aliados buscaron resaltar que el Gobierno había escuchado, acaso en una carrera por mostrar a quién había escuchado más. “De las dos propuestas que hicimos dos fueron aceptadas”, marcó Cornejo. “Los radicales lo pusieron por escrito, pero Lilita ya lo había verbalizado”, dijo uno de los hombres de Carrió sobre la propuesta del pago en cuotas. La Coalición Cívica también sacó pecho por el endurecimiento de las multas ante los incumplimientos de las empresas.