La Línea C de Subte funciona desde principios de enero y hasta el 28 de febrero con un servicio especial por obras de renovación en los aparatos de vías y en el sistema de señales para mejorar la operatividad. Las estaciones Constitución y San Juan están cerradas y los trenes circulan entre Retiro e Independencia.

Las obras consisten en la remoción de los aparatos de vía existentes y su reemplazo por otros nuevos. Esos aparatos que se están removiendo tienen más de 80 años. Los trabajos se realizan durante los meses de enero y febrero porque son los meses en los que la línea tiene menor cantidad de pasajeros.

La Línea C transporta diariamente 81 mil pasajeros.

También se está haciendo una renovación del sistema de señalamiento y su reemplazo por uno similar al que fuera instalado en la Línea H, que es uno de los más modernos del mundo.

Los trabajos van a redundar en una mayor seguridad y confort para el pasajero, y también el mejoramiento de la frecuencia de la línea.