Barby Franco y Fernando Burlando están planeando casarse próximamente en la casa que el abogado tiene en Punta del Este.

Pero todavía falta. Mientras tanto, aprovechan para descansar juntos y disfrutar del verano en las playas de la ciudad uruguaya.

Ninguno de los dos tuvo problemas en mostrar sus cuerpos esculpidos. Ella hizo topless y él reposó al sol completamente desnudo, apenas cubierto por un pareo.

Un reportero gráfico los pescó in fraganti, en pleno disfrute de la pareja, que se la pasó abrazada, besándose y dándose cariño.

En un momento dado, el letrado se dio cuenta de la presencia del fotógrafo. Lo que se pudo ver en el material que trascendió de la revista Papparazzi, es que Burlando lució apenas molesto cuando los descubrieron. Sin embargo, parecieron no darle entidad y siguieron con lo suyo. Claro que con un poco más de recato.