Charly jugó el único partido del cuadro principal en el ATP 250 de la capital austríaca, que se juega sobre cemento indoor y reparte poco más de medio millón de euros, y eliminó al local Gerlad Melzer (156º) por 6-3 y 7-6(2) luego de una hora y media. El miércoles se enfrentará a Philipp Kohlschreiber (23º).

El de Chascomús, que por primera vez se enfrentaba a éste rival que recibió la wild card, finalizó con cinco roturas luego de ocho oportunidades, aunque también tres veces cedió su saque. En total tuvo cinco aces y dos dobles faltas, frente a una y tres del vienés.

En el primer juego pudo quebrar, y luego lo remató en el final del primer set. El segundo fue más complicado, estando 4-5 y devolución, pero pudo empatar y en el tie-break ganó los primeros cinco puntos para asegurar la clasificación a los octavos de final.

El número 80 del mundo ganó su noveno partido consecutivo teniendo en cuenta que venía de ganar el quinto punto de la serie de Copa Davis ante Israel, y luego se consagró en el Challenger de Porto Alegre. Ante Kohlschreiber, cuarto preclasificado, tiene historial de 3-4 (1-3 en cancha rápida), aunque le ganó la última vez en el cemento de Metz en 2013.

Mañana cerca del mediodía debutará Federico Delbonis (63º) ante Ivo Karlovic (30º), a quien nunca enfrentó. Además el martes le tocará a los demás argentinos que se presentan en el resto de Europa: en Estocolmo Leonardo Mayer (25º) jugará desde las 7hs ante Donald Young (69º), con quien perdió la única vez que lo enfrentó en Winston-Salem 2012; mientras que en Moscú Juan Mónaco (70º) enfrentará a Paolo Lorenzi (73º), con quien perdió este año en San Pablo pero sobre polvo de ladrillo.