Charly quedó como el único local en el ATP de Buenos Aires, alcanzando cuartos de final dejando en el camino al antiguo campeón David Ferrer (27°) por 6-4 y 6-2. Thiago Monteiro (84°) o Tommy Robredo (550°) será su próximo rival.

Había comenzado con nueve albiceleste el torneo, quedando en primera ronda Zeballos, Pella, Andreozzi y Bagnis (éstos dos al chocar con compatriotas), siguiéndoles Schwartzman, Delbonis, Mayer y Andreozzi esta tarde ante Melzer.

El número 77 del mundo, que venía de jugar los tres días en la serie de Copa Davis que perdieron ante Italia pero ganándose la wild card, previamente había llegado a la segunda ronda del Australian Open, sin conseguir dos victorias seguidas a nivel ATP desde Umag en julio cuando finalmente llegó a semifinales.

Este jueves se benefició por los seis errores no forzados de quien fuera tres veces campeón aquí, que además no logró capitalizar ninguno de sus tres break points. Tres veces logró romper Berlocq: en el game inicial consiguiéndolo en cero y otras dos veces en el siguiente set ambas veces en 15.

Fue el segundo triunfo seguido sobre este rival ya que le había ganado en Bastad 2014, además de haber caído en Barcelona 2011. Frente a Monteiro no tiene antecedentes en este nivel, aunque el año pasado lo sufrió en la final del Challenger de Aix en Provence. Jamás chocó con Robredo, quien utiliza el ranking protegido luego de haber estado siete meses inactivo desde febrero del año pasado cuando marchaba 39° en el ranking.

Nishikori (5°) vs. Sousa (41°), Ramos Viñolas (26°) vs. Carreño Busca (25°) y Dolgopolov (66°) vs. Melzer (101°) serán los otros partidos de mañana.