El Xeneize cayó 3-1 en el duelo amistoso donde se disputó la Copa Ciudad de Mar del Plata. El arquero Werner tuvo una actuación floja mientras que Junior Benítez debutó en las redes para un equipo que hizo agua en el fondo.

El balance seguramente no fue el esperado para Boca que en estos amistosos a pesar de algunos buenos resultados, no ha logrado un desempeño que llené los ojos del hincha, que tendrá un año duro solo afrontando el torneo local donde hoy lo tiene como líder y candidato.

El elenco de Darío Franco no necesitó de ser agresivo para ponerse arriba, ya que en una acción insólita abrió el partido. El volante Cristián Llama lanzó un pelotazo lejano, el arquero Axel Werner salió a destiempo y la pelota ingresó por arriba suyo a los 7 minutos.

En la segunda mitad el Tiburón volvió a madrugar a su rival y marcó el segundo tanto en el estadio José María Minella. Luego de un centro desde el córner, en lo más alto ganó Jonathan Galván anotando el 2-0 a los cuatro minutos.

La defensa del Xeneize otorgó huecos debido a su afán de poner más gente en el área, y el local lo remató de contra. Llama por izquierda entregó un pase al medio, la jugada se ensució pero Alexis Castro la capturó para el 3-0 parcial en el cuarto de hora.

Con más necesidad que fútbol el equipo de Guillermo Barros Schelotto fue en busca del descuento, que consiguió gracias a uno de sus refuerzos. El ex Lanús Oscar Junior Benítez encontró el balón y con un giro puso el 3-1 final pero la Copa Ciudad de Mar del Plata quedó para el dueño de casa.