El seleccionado de fútbol masculino derrotó a Alemania 5-4 tras igualar 1-1 en los 90 minutos en la final de Los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro. Neymar había puesto la ventaja, Meyer lo igualó pero desde los once metros el jugador del Barcelona le dio el único torneo que le faltaba a su país.

Los Juegos Olímpicos se realizaron por primera vez en Sudamérica pero la principal excusa para su pueblo siempre fue poder de una vez por todas alzarse con el único torneo que faltaba en su extensa vitrina en el fútbol, y hoy terminó con esa mochila que lo persiguió desde sus inicios.

En la primera parte el elenco de Mario Micale tuvo una marcha más y su estrella le iba a dar una gran alegría. Neymar metió un tiro libre brillante venciendo al arquero Timo Horn, para el 1-0 parcial a los 26 minutos.

Los europeos mejoraron en los minutos siguientes y tuvieron tres chances claras de empatar, aunque en tres oportunidades el travesaño salvó la portería de Weverton, que fue testigo en todos tiros.

Sin embargo en la segunda parte los dirigidos por Horst Hrubesch a través de la paciencia y abriendo la cancha llegaron a la paridad. El jugador del Schalke 04 Max Meyer, entró por el medio y antes de los 15 puso el 1-1 para ir directamente al alargue y luego definir desde los once metros.

En los penales nadie había fallado hasta que el alemán Nils Petersen le pegó a la izquierda y Weverton le contuvo el tiro y posteriormente Neymar no falló su disparo dándole la medalla de oro en el Maracaná con el histórico 5-4.

Brasil por primera vez en la historia consiguió la medalla de oro tras el segundo puesto en Los Ángeles 1984, Seúl 1988 y Londres 2012, siendo campeón mundial, continental y olímpico en fútbol. Alemania se quedó con la plata y no pudo repetir el primer lugar en Montreal 1976 (Alemania Democrática) mientras que Nigeria cerró con el bronce tras vencer 3-2 a Honduras.