El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha propuesto al Parlament que suspenda la declaración de independencia de Cataluña para que en las próximas semanas se pueda llegar “a una solución acordada”.

“Asumo el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en Estado independiente en forma de república”, ha declarado el presidente catalán en su esperada alocución en el Parlament. “Cataluña se ha ganado el derecho a ser un Estado Independiente y a ser escuchada y respetada. La independencia ha ganado unas elecciones y un referéndum. Las urnas han dicho sí a la independencia bajo una lluvia de porras”, ha asegurado.

Puigdemont también ha insistido en la idea de rebajar la tensión: “No esperan ni amenazas ni chantajes. Todos asumimos la responsabilidad que nos corresponde y la necesidad imperiosa de ‘desescalar la tensión'”. “No somos unos delincuentes, no somos unos locos, no somos unos golpistas, no somos unos abducidos. Somos gente normal que pide poder votar y que ha estado dispuesta a todo el diálogo que fuera necesario para hacerlo de forma acordada”, aseveró el president.

Al terminar el pleno, Puigdemont ha firmado un documento informal de declaración de independencia y de compromiso con la República, en un texto sin membrete más allá del escudo de la Generalitat. Este documento ha sido firmado por todos los diputados de Junts pel Sí y la CUP y ha sido interpretado como un gesto para contentar a la CUP. Este documento proclama que los firmantes “constituyen la república catalana como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social, y dispone la entrada en vigor de la Ley de Transitoriedad jurídica y fundacional de la República”.

También insiste en “abrir negociaciones con el Estado español, sin condicionantes precios, para establecer un régimen de colaboración en beneficio de las dos partes” y “necesariamente, en pie de igualdad”.”Constituimos la República catalana, como estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social. Disponemos la entrada en vigor de la Ley de Transitoriedad jurídica y fundacional de la República. Iniciamos el proceso constituyente, democrático de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante”, reza el documento.