Fuentes cercanas al presidente de Paraguay, Horacio Cartes, aseguraron que intentarán frenar a Venezuela para que asuma la presidencia del Mercosur y pedirán su expulsión del bloque del Mercosur.

De esta manera, los paraguayos romperán el consenso entre Brasil, Argentina y Uruguay para que Caracas se haga cargo de los destinos del Mercosur por 6 meses.

En un primer momento, estaba previsto el acto para la primera semana de julio, pero luego se pasó para el 12 ante la renuencia de los presidentes Michel Temer y Mauricio Macri para asistir al encuentro y la cumbre se realizará entre cancilleres.

Según el diario O Estado de S. Paulo, un asesor directo del presidente Horacio Cartes confirmó que su gobierno solicitó una reunión urgente de cancilleres el día 7 de julio para tratar el tema. En caso de que el pedido no sea atendido, Paraguay podría boicotear la cumbre de cancilleres del bloque e impedir el cambio de mando.

El pasado viernes (1/07), el presidente Cartes dijo ante el Parlamento paraguayo: “El mundo es testigo de los abusos sufridos por el pueblo de Venezuela”, y agregó que como miembro del Mercosur, su país “no puede quedarse callado”.

El Congreso de Paraguay siempre se mostró en contra y nunca cambió de parecer, pues la entrada de Venezuela sólo fue posible en 2012 cuando Brasil, Argentina y Uruguay decidieron suspender a Paraguay como miembro del Mercosur, tras la destitución del presidente Fernando Lugo por parte del Legislativo. El acceso de un nuevo socio al Mercosur debe ser aprobado por los Parlamentos de todos los países miembros.