En un marco emotivo y con Abel Pintos cantando de fondo, Lionel Messi y Antonela Roccuzzo dieron ayer el “sí” en una ceremonia civil íntima, muy bien decorada y llena de estrellas del fútbol. Luego, y ante las cámaras y flashes de los periodistas del mundo, estamparon su amor con un beso.

El flamante matrimonio mostró la libreta y los anillos en la alfombra roja, por donde también pasaron astros futbolísticos junto a sus parejas y esposas.

Tendencias de moda, diseños, glamour y belleza, todo eso y más se pudo ver en la boda del rosarino más famoso.

La tensa espera en torno al enlace más esperado de los últimos tiempos llegó a su fin a las 20, cuando en un espacio del City Center especialmente decorado y ambientado con toques románticos, se desarrolló el enlace civil.

Con violines de fondo, bajo un enorme arco cubierto de flores, con fondo blanco y un toque angelical, Leo y Anto se acomodaron en sus sillas al igual que los padres y hermanos de los contrayentes. Mientras se colocaban los anillos, en el momento cúlmine, Abel Pintos comenzó con las primeras estrofas de “Sin principio ni final”. Fue el instante sorpresa.

Una hora antes de la instantánea más importante de la noche, sus amigos y estrellas del fútbol mundial comenzaban a pisar la alfombra roja.

A las 21 llegó el momento estelar que esperaban captar los fotógrafos acreditados de Argentina, Alemania, Chile, Colombia, España y China, entre otros países.

Leo y Anto llegaron a la alfombra roja para deslumbrar a todos. El vestido de la novia fue diseñado exclusivamente por la catalana Rosa Clará. Espalda al descubierto, con una boharda prolijamente bordada. Breteles esculpidos y un blanco muy trabajado con diferentes capas de encajes que remataban en una larga cola.