La jueza a cargo del caso por la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman, que investigaba el atentado a la mutual judía Amia, llamó a una junta criminalística para determinar si fue suicidio u homicidio, lo que un año después sigue sin respuesta, informó una fuente judicial.

Nisman fue hallado en su apartamento con un balazo en la cabeza el 18 de enero del 2015, pero dos pericias se contradicen respecto a si el fiscal estaba de pie o de rodillas cuando recibió el impacto.

Las pericias de la fiscalía sostienen que estaba de pie y parecen inclinar la balanza hacia un suicidio, mientras que las de la querella aseguran que estaba de rodillas y buscan justificar la tesis del homicidio.

La jueza Fabiana Palmaghini intentará aclarar el punto mediante especialistas en criminalística de distintas fuerzas de seguridad.

Recordemos que junto al cuerpo de Nisman, hallado en el baño de su apartamento en el exclusivo barrio de Puerto Madero (Buenos Aires), había una pistola Bersa calibre 22, de la que salió la bala. Nisman la había pedido para proteger a sus hijas, según contó el asesor informático de la fiscalía Diego Lagomarsino, único procesado por prestarle el arma.