Una investigación realizada por la Universidad de Lanzhou, China, afirma que la cerveza ayuda a proteger las células del cerebro de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson.

Por lo tanto, las personas que beben frecuentemente cerveza pueden prevenir la progresión de enfermedades neurológicas, informa la revista ‘Agricultural and Food Chemistry’.

“El lúpulo ha sido utilizado durante siglos para tratar una gran variedad de dolencias”, explican los autores del estudio, y su alta concentración en la cerveza permite conservar las células cerebrales de la oxidación ligada a la demencia.

Esta bebida alcohólica cuenta con una alta concentración de un componente llamado xanthohumol que, al juntarse con las células neuronales, limpia las moléculas activas que causan daños cerebrales y sirve de apoyo para ciertos genes protectores.

El estudio concluye que el hábito de beber cerveza es beneficioso para la salud gracias al xanthohumol debido a su conocida función antioxidante, que además de proteger el corazón ayuda contra los problemas de obesidad y cáncer, incluidas sus múltiples funciones farmacológicas.