La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner se presentó a los tribunales federales de Retiro, citada por el Juez Claudio Bonadio, en la causa Los Sauces, que investiga el presunto lavado de dinero a través de alquileres de la sociedad de la ex familia presidencial, y por la que ayer fueron indagados sus hijos Florencia y Máximo.

Kirchner pidió ser sobreseída en la causa, tras al calificar de “descabellada” la imputación en su contra, en un escrito entregado al juez federal Claudio Bonadio apenas comenzada su declaración indagatoria y al que accedió Télam.

“Resulto objeto de una persecución judicial y mediática que no registra antecedentes en nuestro país”, advirtió la ex jefa de Estado en el escrito.

Dirigentes del kirchnerismo, entre ellos la cúpula de la agrupación La Cámpora, que ayer acompañaron a Máximo y Florencia Kirchner en los tribunales federales donde tuvieron que comparecer ante el juez Claudio Bonadio por la causa conocida como Los Sauces, hoy también se concentraron para acompañar a la expresidenta.

Dentro del edificio de los tribunales se vivieron momentos de tensión cuando parte de la dirigencia kirchnerista intentó ingresar para acompañar hasta el despacho del juez a la expresidenta. Entre los que no pudieron ingresar se encuentra el exjefe de los espías kirchneristas, Oscar Parrilli, quien ayer sí acompañó a los hijos de Cristina dentro del edificio.