Durante unos trabajos de remodelación, una bomba de la Segunda Guerra Mundial ha sido encontrada en George V Dock, cerca del London City Airport.

Este hecho ha provocado que las instalaciones cerrasen durante toda la jornada del lunes, afectando a unos 16.000 pasajeros que no podrán ni despegar ni aterrizar en dicho aeropuerto. La policía de Londres ha establecido una zona de exclusión de unos 214 metros alrededor del sitio.

Transport for London (TfL), por su parte, afirmó que los servicios de Docklands Light Railway no circularán entre Pontoon Dock y Woolwich Arsenal debido al cierre de 214 metros de la zona. Además, los servicios de emergencia han evacuado a las personas de las casas colindantes durante la noche del domingo al lunes.

Tras el hallazgo, se ha ordenado a los pasajeros que no viajen al aeropuerto de la ciudad de Londres hasta nuevo aviso después de que se descubriera este artefacto explosivo de la Segunda Guerra Mundial en el río Támesis cerca de la pista de aterrizaje.

Los oficiales de policía y los técnicos de la Royal Navy confirmaron la naturaleza del dispositivo después de que ser descubierto a las 5:06 a.m. del domingo. La zona de exclusión se implementó a las 10 p.m. el mismo día para garantizar la seguridad pública.

Un portavoz del aeropuerto explicó que “tras el descubrimiento de un artefacto de la Segunda Guerra Mundial en King George V Dock como parte de las obras de desarrollo planificadas, la policía ha implementado una zona de exclusión de 214 metros como medida de precaución. Como resultado, el London City Airport permanece actualmente cerrado”.

Además, aclaró que “se recomienda a todos los pasajeros que viajen desde este aeropuerto el lunes que se pongan en contacto con su aerolínea para obtener más información. Se recomienda a los pasajeros que no se trasladen al aeropuerto hasta nuevo aviso”.