Un helicóptero se estrelló el domingo en el East River de la ciudad de Nueva York dejando cinco muertos y un solo sobreviviente, el piloto, confirmó la madrugada de este lunes el vocero del Departamento de Policía de NY.

En un primer reporte la noche del domingo se había informado sobre el fallecimiento de solo dos de los pasajeros y que otros tres estaban en condición crítica.

El siniestro ameritó que se habilitaran buzos para las labores de rescate, según las autoridades.

Eric Phillips, portavoz del alcalde Bill de Blasio, dijo en un mensaje en Twitter que había “al menos un sobreviviente, al menos dos muertos. Los buzos todavía están en el agua”.

Al aparato , modelo Europter AS350, había sido contratado para una sesión fotográfica y se precipitó hacia las 19:00 hora local cerca de la isla de Roosevelt, situada a lo largo del costado oriental de Manhattan, a poca distancia de Gracie Mansion, la residencia del alcalde

Al caer en las aguas del estrecho de East River quedó invertido, según informó la Agencia Federal de Aviación (FAA en inglés), y de acuerdo con imágenes del impacto difundidas en redes sociales.

El piloto, logró salir por su cuenta y fue auxiliado por un remolcador, indicaron funcionarios.

Los pasajeros fueron rescatados por buzos de la policía y de los bomberos, cuando estaban de cabeza afianzados a los cinturones de seguridad dentro del aparato, dijo Daniel Nigro, jefe de los bomberos.

“Tomo tiempo a los buzos para sacar a estas personas. Trabajaron con mucha rapidez, con tanta como les era posible”, señaló Nigro.

Testigos que estaban en ese momento en el paseo marítimo dijeron que el aparato hacía mucho ruido cuando volaba, y después se precipitó de súbito en el agua y se hundió rápidamente.

“El agua esta fría. El aparato se hundió muy rápidamente”, declaró Mary lee, de 66 años, al New York Post. “Para cuando llegamos ya no podíamos verlo. Estaba sumergido”.

Celia Skyvaril, de 23 años, dijo al Daily News que pudo ver a una persona sobre lo que parecía una balsa que gritaba y pedía auxilio.

Se desconocen las causas de la caída de la aeronave. La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés) y la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB por sus siglas en inglés) emprendieron las investigaciones.