Los Cavaliers vencieron a los Warriors 137-116 como locales y quedaron 3-1 abajo en las finales de la NBA. LeBron James sobresalió con 31 puntos alcanzando la triple decena y así le sacaron el invicto en post temporada a su rival, teniendo la obligación de ganar el lunes fuera de su casa para seguir con chances.

El actual defensor del anillo jugó con alma de campeón para evitar una derrota que hubiese sido histórica frente a un adversario que venía invicto en la final, teniendo al menos una vida más para lograr una remontada que nunca se vio en la NBA.

Con parciales de 49-33, 37-35, 29-28 y 22-20 el elenco de Tyronn Lue venció a Golden 137-116 en el Quicken Loans Arena, tras una impresionante performance de LeBron James que culminó con 31 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias (primer jugador que logra 9 veces la triple decena en finales), acompañado de Kyrie Irving que fue el goleador con 40 unidades.

Por el lado de los Warriors no bastaron las 35 unidades de Kevin Durant o el trabajo defensivo de Draymond Green y sus 14 rebotes (16 puntos) y la mala noche de Stephen Curry con el tiro externo, culminando con 14 puntos, encestando solo dos de los nueve intentos de triple.

El equipo de Steve Kerr ahora lidera las finales 3-1 y cayó luego de 15 triunfos seguidos (Portland Trail Blaizers, Utah Jazz y San Antonio Spurs) mudando la serie como local este lunes a las 22:00 hora local, en busca del quinto anillo en su historia.