Las células que componen el sistema inmune, hablamos desde la piel hasta los glóbulos blancos, son la primera línea de defensa del organismo contra agentes externos. Si bien estamos expuestos constantemente a distintos virus y bacterias, son las defensas del organismo las que mantienen a los agentes peligrosos a raya.

Además de una buena alimentación, el ejercicio juega un papel clave en el mantenimiento y optimización de esta barrera. Realizar algún tipo de carga muscular al menos una vez al día durante 20 minutos, será suficiente para ayudar al sistema inmune a funcionar adecuadamente. Por supuesto que mientras más ejercicio realicemos, mejor estarán nuestras defensas.

La vitamina D (conocida también como “la del sol”) es otro compuesto fundamental que debemos incorporar a nuestro organismo. Desafortunadamente para aquellos que no suelen salir al aire libre, la forma más efectiva de obtenerla es a través del sol. Así que estar a la luz solar durante unos 30-40 minutos será muy beneficioso para nuestra salud, ya que esta vitamina es considerada por muchos expertos como una de las mejores formas de prevenir el cáncer.

Nutrientes

En términos de alimentación, es clave entender qué estamos aportando con lo que ingerimos. Las comidas fritas y las grasas animales suelen generar una sensación de saciedad muy fuerte, pero su contenido de nutrientes suele ser muy bajo. En cambio, los caldos, así como las verduras y frutas crudas generalmente están cargados de compuestos esenciales para la salud.

  • Yogurt: una buena fuente de vitamina D, aparte del sol. Contiene bacterias muy beneficiosas para el sistema inmune, sobre todo aquellas del sistema digestivo. Una buena forma de complementarlo es con frutas de buen contenido de vitamina C, considerada como una de las más importantes en la prevención de enfermedades estacionales. Un poco de kiwi y algunas frutillas serán una excelente opción.
  • Té verde: una bebida milenaria de probada acción terapéutica, así como prevención del cáncer, así como una de las mejores fuentes para mejorar el sistema inmune. Es que contiene antioxidantes, partículas responsables de combatir los tipos más comunes de cáncer, así como de retrasar el envejecimiento de las células. Una buena forma de incorporarlo es reemplazar la taza de café por esta deliciosa infusión.
  • Sushi: el alga marina que se utiliza para envolverlo contiene una gran cantidad de antioxidantes, además de una buena porción de yodo, muy importante para prevenir el hipotiroidismo. Por otra parte, el pescado que se utiliza en esta receta tiene una importante cantidad de omega-3, un ácido graso responsable de combatir el hígado graso, hipertensión, triglicéridos, entre otras afecciones. Empresas de delivery como PedidosYa pueden entregarte sushi a tu puerta si estás corto de tiempo, o si estás buscando darte un gusto.
  • Ajo: considerado como un condimento que da mal olor de boca, es mucho más que eso. Está comprobado que ayuda a reducir la hipertensión y a mejorar el sistema inmune a través del aporte de vitamina C y manganeso. Es vital para la digestión, pero además una buena forma de prevenir enfermedades e infecciones.