El fin de semana fue muy movido para la expresidenta Cristina Fernández. Primero se conoció otra escucha telefónica que la tiene como protagonista en una conversación con Oscar Parrilli. Allí pide armar carpetazos contra varios políticos con ayuda de periodistas afínes. Y el domingo (2/4), en el programa La Cornisa (canal América) se presentó un informe donde se asegura que la exmandataria no declaró unas 14 propiedades encontradas por investigadores en Río Gallegos.

Se trata de once departamentos, dos casas y un terreno que no figuran en la declaración jurada de Cristina de diciembre de 2015 y que incluía 26 propiedades distribuidas entre las ciudades de Buenos Aires, Río Gallegos y El Calafate.

Los investigadores de las causas de Los Sauces y Hotesur determinaron que los inmuebles no fueron blanqueados ni ante la AFIP, ni ante la Oficina Anticorrupción, ni en la sucesión por la muerte de Néstor Kirchner. Todos están Río Gallegos.

En cada una de estas nuevas propiedades, Lázaro Báez tiene una relación directa, sea por participar de la construcción o porque sus empresas eran inquilinas en cada una de ellas.

La expresidenta no podría justificar el origen del dinero con el cual las adquirió o las construyó.

Uno de los casos es el de tres departamentos que aparecieron construidos arriba de un local en Río Gallegos, del cual se pagaba el ABL pero no impuestos ante la AFIP.

Es un terreno que adquirió Néstor en 1982, justo 15 días después del cese del fuego en Malvinas. Sólo se admitía que en esa dirección de Alcorta esquina Chacabuco de la capital santacruceña funcionaba un local. Sin embargo, la investigación judicial determinó que arriba de ese local fueron construidas tres unidades funcionales que hasta 2015 eran alquiladas a empresas de Lázaro Báez.

“Se ocultaron inmuebles con intención dolosa, ya que no podían (los Kirchner) justificar ni su construcción ni su posterior alquiler a Lázaro Báez”, había dicho Silvina Martínez, abogada en la causa Hotesur, al diario Clarín.

Un caso similar al de los departamentos sobre el comercio es el de los cuatro departamentos que se construyeron en el terreno de la calle Mariano Moreno 882 de Río Gallegos. La ex presidenta declaró ese terreno pero no las cuatro unidades que construyó luego Báez. La misma operatoria de declarar el terreno pero no la construcción de departamentos se dio en el predio de Alvear y Tucumán.

La lista se completa con dos casas más y un terreno que no fueron declaradas por Cristina ante ningún organismo de control. Se trata de dos casas en la calle 25 de mayo de Río Gallegos ubicadas a tres cuadras de distancia entre sí, al 100 y al 400 de esa arteria central de la ciudad. Ambas fueron adquiridas por Néstor en 1980 y 1981 respectivamente.

La última propiedad es un terreno también ubicado en la calle 25 de mayo, que tiene 1250 metros cuadrados, y que fue comprado por la familia Kirchner a Lázaro Báez el 28 de junio de 2010. O para ser más precisos, fue comprado por la empresa Los Sauces a Austral Construcciones.