El presidente de la Nación, Mauricio Macri, cerró este sábado el encuentro que encabezó desde el jueves en Chapadmalal, con todo su gabinete, e insistió en calificar con “un 8” su primer año de gestión, aunque aclaró que no se trata de “una evaluación científica”,y consideró que durante la campaña electoral del año pasado “se generó una expectativa de cambio mágico” y pidió alejarse de “cualquier atajo” porque, de otra forma, el país se va “a volver a pegar la piña”.

Además el Presidente destacó que uno de los principales logros de 2016 fue “volver a relacionarnos entre los argentinos, dialogando y diciéndonos la verdad”, y “lograr el diálogo también con el mundo”.

“Para mí, 8 es una buena nota, que siempre marca también que uno puede y debe seguir mejorando, pero está basada en que hemos logrado cosas importantes en este año”, dijo el mandatario, quien puso fin con una conferencia de prensa a las actividades en el balneario bonaerense, luego de tres días de trabajo con todo su gabinete de Ministros en el complejo turístico ubicado a 100 metros del mar y a 23 kilómetros al sur de Mar del Plata.

El presidente, acompañado por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, destacó “haber sincerado todas esas bombas que nos habían dejado en la economía fue la base para estar listos para crecer el año que viene”.

Luego de expresar su sorpresa por los cambios en la temperatura en la ciudad balnearia, -lucía un sweter-, Macri señaló que una de las “prioridades” del gobierno para el próximo año es “ratificar este compromiso de servicio público”, y destacó la importancia de seguir “una agenda de cambios”.

Tras el cierre de las jornadas de trabajo del equipo interministerial, Macri pidió “no tener miedo a las corporaciones y poderes que quieren conservar sus privilegios”, y alentó la construcción de espacios de diálogo como la mesa por el empleo y la producción, de la que dijo que “hay que darle cada vez más contenido” y “generar trabajo de calidad para reducir la pobreza”.