En una conferencia de prensa, la mandataria provincial advirtió que la prolongación del conflicto docente demuestra que “no hay vocación de diálogo, hay vocación de conflicto” y les corresponde  a ellos –los dirigentes gremiales- “explicar por qué”, ya que hay un gobierno que “se está sentando a dialogar”.

“No somos ingenuos, para dialogar hacen falta dos partes, aun en ese contexto convocamos a la conciliación obligatoria” y la Cámara de Segunda instancia “le dio la razón al gobierno”, agregó.

“Aun así siguieron anunciando paros, sin venir a las reuniones que convocamos, sin respetar la ley ni un fallo judicial”, continuó María Eugenia Vidal.

En duros términos, la gobernadora adjudicó a un sector del gremialismo la intención de que el conflicto “se extienda lo más en el tiempo posible, y tiene dos perjudicados: los chicos y sus familias, y los docentes que, a diferencia de los estatales que acordaron paritarias, no cobran porque no hay paritaria”, razón por la cual adelantó la suma mencionada.

Consultada por si podría llegar a dar paritaria por decreto, la mandataria respondió que va a “evitar llegar a esa decisión” y respecto a si habrá sanciones frente al desconocimiento de la conciliación obligatoria, respondió: “yo tengo vocación de diálogo; espero que mañana (por este jueves) los dirigentes gremiales vengan a la reunión”, que citó a las 17 con su equipo y pidió que sea “seria, despolitizada”.

Vidal habló luego sobre su actitud personal frente al conflicto: “no voy a especular, no soy candidata, no estoy trabajando por futuras candidaturas, la única razón por la que estoy acá son los chicos y sus familias. No me importa si pierdo una elección por esta discusión. Me importa dar esta discusión, cuando los bonaerenses votaron el cambio, votaron esta discusión, con vocación de diálogo”.