Corea del Norte aseguró este miércoles que tiene entre manos un plan para atacar con misiles balísticos las bases estadounidenses en la isla de Guam, un importante enclave militar de Washington en el Pacífico. Esta nueva escalada verbal del régimen liderado por Kim Jong-un se conoce apenas horas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtiera a Pyongyang de “una furia y un fuego jamás vistos en el mundo” si sigue con sus amenazas.

El Ejército norcoreano, según explicó la agencia norcoreana KCNA citando a un portavoz, está “examinando cuidadosamente un plan operativo para un fuego envolvente en torno a Guam con misiles de alcance medio-largo Hwasong-12 con el objetivo de contener las principales bases estratégicas de Estados Unidos en la isla, incluida la Base Aérea de Anderson”. El ataque se produciría cuando Kim Jong-un lo ordenara. Los proyectiles Hwasong-12 tienen un alcance estimado de entre 3.500 y 6.000 kilómetros, una distancia suficiente para alcanzar este territorio estadounidense, donde viven unas 160.000 personas.