Estados Unidos dijo en un comunicado que eventuales conversaciones con Corea del Norte podrían conducir a “una senda más luminosa” al aislado régimen de Pyongyang, pero advirtió que cualquier diálogo tiene que desembocar en una desnuclearización.

La Casa Blanca publicó el comunicado después de que una delegación norcoreana expresara este domingo a Corea del Sur su voluntad de hablar con Washington, en medio de un prolongado enfrentamiento verbal con Pyongyang que agitó los temores de un devastador intercambio atómico.

“Estados Unidos, nuestro anfitrión olímpico la República de Corea y la comunidad internacional están de acuerdo en que el resultado de cualquier diálogo con Corea del Norte ha de ser la desnuclearización”, indica el comunicado.

“Como dijo el presidente Trump, Corea del Norte tiene la posibilidad de transitar por una senda más luminosa si elige la desnuclearización. Veremos si el mensaje de Pyongyang de hoy de que quiere iniciar conversaciones, representa los primeros pasos en el camino de la desnuclearización”, dice el texto.

No queda claro si el comunicado indica un cambio en la postura de Washington, que pide que Corea del Norte dé pasos concretos hacia el desarme antes iniciar eventuales conversaciones.

En un encuentro con el presidente surcoreano, Moon Jae-In, la delegación de Corea del Norte, que acudió a la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos (JO) de Invierno de Pyeongchang, expresó su “acuerdo con que los diálogos intercoreanos y las relaciones entre el Norte y Estados Unidos deberían mejorar a la par”, según Seúl.

La delegación norcoreana, encabezada por el general Kim Yong-Chol, coincidió en la ceremonia de clausura del evento deportivo con la hija del presidente estadounidense, Ivanka Trump. Los esfuerzos por esquivar las miradas ajenas fueron notorios mientras el presidente Moon repartía apretones de manos a ambos lados.

Durante estos Juegos Olímpicos, el Norte lanzó una ofensiva de encanto, enviando atletas, animadores y artistas que llegaron a la ceremonia de apertura encabezados por la hermana del líder Kim Jong-Un, Kim Yo-Jong.

Washington impuso el pasado viernes nuevas sanciones contra Pyongyang, que las calificó de “acto de guerra”.

Las nuevas sanciones están dirigidas contra más de 50 compañías navieras, buques y empresas de comercio que, según Washington, ayudan a Corea del Norte a eludir las sanciones ya impuestas.

Estados Unidos reveló que Corea del Norte había cancelado a última hora una reunión entre su vicepresidente, Mike Pence, y Kim Yo-Jong, hermana del dictador luego de que se dieran a conocer las sanciones del gobierno de Trump.