El Parlamento de Cuba propuso a Miguel Díaz-Canel como nuevo presidente del país, en relevo de Raúl Castro, según anunció la Comisión Nacional de Candidaturas, que también impulsó como vicepresidente primero a Salvador Mesa, hasta hoy vicepresidente del Consejo de Estados, y al histórico Comandante de la Revolución Ramiro Valdés como otro de los vicepresidentes.

El nombramiento de Díaz-Canel, de 57 años, supondrá un salto generacional en la presidencia de Cuba. Al contrario que la vieja guardia militar, no participó en el asalto del cuartel Moncada de 1953 ni combatió en Sierra Maestra, sino que nació ya en 1960, con Fidel Castro en el poder. No ha conocido otra cosa que el castrismo.

Nacido en la provincia de Villa Clara, en la región central de la isla, es ingeniero en Electrónica y ha ejercido como profesor universitario. Fue escalando posiciones primero en el aparato del Partido Comunista de Cuba desde su organización juvenil hasta el Buró Político, al que se incorporó en 2003. Fue ministro de Educación Superior entre 2009 y 2012, cuando se convirtió en vicepresidente del Consejo de Ministros. Ocupa el cargo de primer vicepresidente desde 2013.

Junto a Díaz Canel, han sido nominados como miembros del Consejo de Estado: Salvador Valdés Mesa, como primer vicepresidente; Ramiro Valdés, vicepresidente, Roberto Tomás Morales Ojeda, vicepresidente, Gladys María Bejerano Portela, vicepresidenta, Inés María Chapman, vicepresidenta, y Beatriz Jonson, vicepresidenta. Raúl Castro no figura en la lista.

Los diputados cubanos votarán este miércoles la candidatura, aunque no se dará a conocer hasta este jueves. En la sesión parlamentaria se escogerá al nuevo presidente de Cuba y al Consejo de Estado, aunque los resultados se darán a conocer mañana jueves, informaron medios oficiales cubanos.