Este sábado una mayoría inédita de presidentes del continente americano se pronunciará contra las elecciones convocadas por el venezolano Nicolás Maduro para el 20 de mayo, para otorgarse un nuevo período presidencial.

El canciller Jorge Faurie, que llegó a Lima este jueves, anticipó que ya se alcanzó un consenso importante para que el sábado de manera paralela al documento oficial de la Cumbre, habrá un pronunciamiento explícito condenando las elecciones convocadas por Maduro, por tratarse de un proceso amañando sin competencia real ni garantías de respeto al voto de los ciudadanos.

Faurie confirmó que es muy probable que la cifra de adhesiones a esta condena supere los 12 países, un récord histórico cuando se debe abordar el polarizante tema de Venezuela. “En el Grupo Lima somos 12 países y todo indica que van a ser más estados los que se sumen a la condena”, señaló Faurie.

El canciller Faurie desestimó la aplicación práctica de la propuesta del embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, de instaurar un bloqueo comercial a Venezuela.

En esta Cumbre de las Américas participan 34 países. Si la condena al régimen chavista supera los 17 estados, marcaría un grado inédito de aislamiento del gobierno de Maduro.

Faurie reconoció que si bien el tópico formal de esta cumbre es “Gobernabilidad Democrática frente a la Corrupción”, el tema de Venezuela se terminó imponiendo como el eje central del encuentro (ver recuadro).

De hecho, este jueves un grupo de venezolanos exiliados encabezados por el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, marcho por el centro de esta ciudad hasta la Plaza San Martín, reclamando a los presidentes que desconozcan las elecciones convocadas por Maduro.

El embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, fue incluso más lejos en una entrevista con la prensa local y dijo que ya habría que ir evaluando un bloqueo al país caribeño. “Cuando el Ejército de Venezuela se quede sin papel higiénico tal vez se den cuenta que es necesario un cambio”, agregó Trujillo que reveló así la vocación de Washington por una solución militar.

Faurie relativizó la efectividad de una medida extrema como el bloqueo. “Venezuela por la implosión de su economía ya está aislada y prácticamente no coemrcia con nadie porque no tiene dinero”, explicó y agregó que “a diferencia de Cuba que es una isla, acá estamos hablando de un país muy grande con extensas fronteras que sería materialmente imposible controlar para establecer un bloqueo”.

El canciller confirmó que el tema Venezuela será motivo del encuentro entre el presidente Macri y el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, pero aclaró que oficialmente nadie de la administración republicana les anticipó la intención de proponer un bloqueo.

El senador republicano de La Florida, Marco Rubio, intentará en esta cumbre liderar la condena al régimen chavista, en una jugada para reposicionarse en la política interna de Estados Unidos, luego de su fallida respuesta a la masacre en la escuela de su estado.

Pence llegará este viernes a Lima acompañado por una delegación de legisladores que incluirá al senador republicano de La Florida, Marco Rubio, que lidera en el Capitolio norteamericano el lobby contra Maduro. De hecho, de su despacho salió la lista de los últimos funcionarios del régimen chavista que fueron sancionados por el gobierno norteamericano.