Al mediodía comenzará la sesión especial en Diputados para votar la expulsión del exministro de Planificación, Julio de Vido. El actual diputado nacional necesita que 86 legisladores lo defiendan y voten en contra del proyecto oficial, algo que conseguiría. Es a esos diputados que el Ejecutivo nacional buscaría exponer y aprovechar el proceso para lo que serán las PASO que se realizarán en menos de 20 días.

La cuestión es dejar claro quienes son los que apoyan y cubren los hechos de corrupción.

Si los 257 diputados estuvieran presentes, Cambiemos tendría que juntar 172 votos para llegar a los dos tercios y lograr la expulsión. En el Gobierno lo saben y por eso mandaron a llamar a los legisladores que estaban de vacaciones o haciendo gestiones en el exterior.

Como dijo el presidente, aun sin tener los votos el oficialismo impulsará la sesión para “exponer” a los legisladores que se opongan a la expulsión del ex ministro de Planificación.

Hasta ahora los que salvarían al diputado K son los 74 diputados del Frente para la Victoria, los 5 del Movimiento Evita, 6 del Frente cívico por Santiago, 3 del Frente de la Concordia Misionero, 3 de Compromiso Federal de San Luis, 4 de la izquierda y algunos de los 11 que forman monobloques como Carlos Heller o Alcira Argumedo.

El jefe de bloque PRO, Nicolas Massot, dijo al canal TN que “está difícil (lograr los votos) pero habrá sesión de todos modos”.

Expulsado o no De Vido, este miércoles los diputados tendrán la sesión más caliente del año.

5978567c35aba_644_!