Claudio Minnicelli fue detenido este domingo en Chapadmalal tras permanecer prófugo durante nueve meses investigado por ser un presunto integrante de la “mafia de los contenedores”.

Nacido en Río Gallegos, “El Mono”, como lo apodan, es el hermano de Alessandra “Lali” Minnicelli, esposa del ex ministro de Planificación Federal y actual diputado Julio De Vido.

Minnicelli está acusado de formar parte de una asociación ilícita en la causa por contrabando aduanero, junto al empresario Oldemar “Cuqui” Barreiro Laborda y el ex jefe de la Aduana de Buenos Aires, Edgardo Paolucci.

La organización que habían montado conseguía papeles de la Aduana para liberar contenedores que estaban varados en el puerto. También se modificaban las declaraciones de peso y contenido de los contenedores. La mercadería, en su mayoría productos textiles provenientes de China, era luego revendida en la feria de La Salada, ubicada en Lomas de Zamora.

Tras una investigación basada en escuchas telefónicas, el juez Marcelo Aguinsky ordenó su pedido de captura nacional e internacional el 25 de octubre de 2016.

El Mono nunca se presentó en Tribunales; sus abogados interpusieron un pedido de exención de prisión, que fue denegado.

Sin embargo, Federico Tiscornia, uno de los detenidos por orden del juez Aguinsky, se acogió a la figura del arrepentido. Su declaración complicó la situación de Barreiro Laborda y Minnicelli.

En el marco de esta causa están bajo la lupa unos mil contenedores que ingresaron al país durante el 2015, cada uno con un valor aproximado de $30 millones. Según fuentes judiciales, se cree que la coima que se pagaba por cada contenedor podía ascender hasta 700 mil pesos (70 mil dólares por contenedor).

La causa de la denominada “mafia de la Aduana” surgió como producto de una investigación anterior del juez federal Luis Rodríguez por un caso de drogas. En aquel momento, uno de los imputados de esa causa hizo referencia a diversas maniobras con los contenedores.

Así, el juez Aguinsky la unió con otra investigación, en la que se analizaban estrategias para liberar contenedores varados en el Puerto de Buenos Aires, y le dio forma a un caso con numerosos involucrados.

La denuncia original provocó que Juan José Gómez Centurión debiera ser apartado en su rol de director de Aduanas y repuesto en el cargo unos meses después.

Más de 600 CD de escuchas telefónicas fueron suficientes como para que el magistrado ordenara en octubre de 2016 la detención de unas once personas.

Entre ellas se encontraban Barreiro Laborda, señalado como el “informante” de Gómez Centurión, Tiscornia, Paolucci, Mauro Delmastro (jefe de División del Puerto de Buenos Aires), Alberto Giacumbo (jefe de la División Control y Fiscalización Operativa 2), Néstor Frega (número 2 de Barreiro Laborda), Vanesa Calamante, Martín Corral, Santiago Jiménez y Rodolfo Trebino.

Desde el mismo 25 de octubre de 2016, Minnicelli era el único prófugo de la justicia. El último detenido antes del cuñado de De Vido había sido el propio Frega, quien fuera encontrado en Paraná de las Palmas, luego de que las autoridades tomaron conocimiento de su presencia en un vehículo que se movilizaba por la ruta 12, desde Entre Ríos a Buenos Aires.

Según el propio juez Aguinsky, los integrantes de “la Mafia de la Aduana” falsificaban documentos, cambiaban el peso de los contenedores y los artículos que tenían adentro y con eso lograban liberarlos. Lo hacían, por cierto, a cambio de dinero que pagaban aquellos que querían poner en venta los productos importados.