San Lorenzo ganó esta tarde por 1 a 0 frente a Banfield con un gol de Fernando Belluschi y, con ese resultado, se consagró campeón Boca de este torneo 2016/17 -a un día antes de su anteúltimo partido pero, detrás del partido que se jugó, hay una historia.

No se sabe si Néstor Ortigoza seguirá en San Lorenzo ya que aún no ha arreglado su continuidad con el club. Por lo tanto, el partido frente al Taladro podría haber sido el último jugado en el Nuevo Gasómetro. El “gordo” es uno de los máximos ídolos del club, un mediocampista que fue una de las figuras que ayudaron para que San Lorenzo haya salido campeón, entre otras veces, de la tan esperada Copa Libertadores en 2014.

Además de eso, es un gran pateador de penales, y la historia lo confirma. Es una de sus grandes especialidades: siempre que Néstor Ortigoza acomoda la pelota para patear el penal desde sus 12 pasos, los hinchas de San Lorenzo jamás dudan de que será gol.

Pero, en el partido de esta tarde, el mediocampista erró un penal. Es increíble, y más todavía teniendo en cuenta el contexto, ya que, de los 39 penales pateados en su carrera, marcó 35. Y fue un 20 de junio, justamente el número que lleva en la espalda, el día que no convirtió un penal, el número cuatro.

Los medios de comunicación muestran imágenes de Bahía Blanca y el festejo de los hinchas de Boca, club al que los resultados le dieron para gritar “campeón”, y no le dan mucha relevancia a la “despedida” de Ortigoza

Sin embargo, los hinchas del Ciclón no quieren su despedida: una ovación, y una bandera en la tribuna, decía: “Nestor Ortigoza, crack del fútbol!! No te vayas!! Perdonalos, no saben lo que hacen… Gracias por tu magia!!”.

Magalí Robles