Nélida Rojas, la líder de la Tupac Amaru en Mendoza, fue detenida en Lavalle. La mujer fue imputada por Asociación ilícita, coacción agravada, extorsión y estafa.

La fiscal de Lavalle, Gabriela Chávez, fue quien ordenó la detención. Además de Rojas, fueron detenidos su esposo, Ramón Domínguez Martínez y dos de sus hjjas.  Desde 2015, Rojas y miembros de su familia habían sido imputados por el manejo dudoso de fondos para viviendas.

En una entrevista con MDZ Radio, la fiscal Chávez había explicado que la primera causa contra la líder de la Tupac se inició en abril de 2015, a partir de la denuncia de una señora que pertenecía a la Tupac Amaru, que trabajaba en las cooperativas de vivienda, y a la que le quitaron la casa. Ella, para defenderse, presentó una denuncia por coacción y después recibí más denuncias porque estos hechos se repitieron”.

La Tupac es una agrupación política que llevaba adelante planes de vivienda con fondos transferidos desde la Nación. Bajo su ala funcionaban decenas de cooperativas que eran las destinatarias de los fondos. Los familiares de Rojas participaban en la conducción de la Tupac y también de las cooperativas.

El origen de esa organización está en Jujuy, de la mano de Milagro Sala, quien está detenida en esa provincia desde hace más de un año. Ese caso ha tomado repercusión internacional debido a las denuncias ante organismos de Derechos Humanos.

Las denuncias apuntan a que los destinatarios de las viviendas eran “coaccionados” para participar de manifestaciones políticas a favor del Gobierno o para reclamar. Según esa denuncia, había un sistema de “puntos” por el cual las personas que participaban de las marchas sumaban más posibilidades de tener una casa. Pero además, muchos denunciaron que las viviendas nunca se las entregaron.

La Tupac tenía asignadas en Mendoza más de 1300 casas, de las cuales construyeron solo un puñado. Incluso fuentes del Banco Nación de Lavalle explicaron que la organización manejaba sumas millonarias; fondos que habitualmente eran retirados por ventanilla.

Rojas es enfermera jubilada y fue dirigente de ATE salud. Como parte de ese gremio se unió a la CTA y allí hizo el contacto con la Tupac, agrupación de la que es líder en Mendoza. “Yo soy respetuosa. Soy dura, pero no le falto el respeto a nadie”, aseguró la mujer.

Con el cambio de gobierno hubo un hecho clave para ella y la Tupac: el gobernador Alfredo Cornejo comenzó a aplicar “mano dura” contra los piquetes y por eso funcionarios del Ejecutivo presentaron una denuncia contra la Tupac por un corte en el Acceso Este. Como resultado de esa denuncia, la justicia imputó a Federico Torrengo hijo de, Nélida Rojas.