A las 10.30 de Nueva York (11.30 en Argentina) comenzará la audiencia con el juez Thomas Griesa, la cual pedida por las entidades financieras que participaron del proceso de reestructuración de deuda, debido a que buscan obtener una precisión de parte del magistrado respecto a los fondos que depositó el país para el pago a los bonistas que participaron de los canjes concretados en 2005 y 2010.

Las “mociones de aclaración” fueron presentadas entre otros, por las entidades bancarias Bank of New York Mellon (BoNY) y el JP Morgan Bank de manera consensuada con los fondos buitre.

En las cuentas que las entidades tienen en el Banco Central se encuentra disponible el dinero que había girado la Argentina para pagarles el vencimiento del 30 de junio a los bonistas que entraron en los canjes de deuda. Esta operación había sido anulada por el juez del caso hasta tanto la Argentina acuerde con los fondos con los que está enfrentada en los tribunales de Estados Unidos. Esto es porque existe una cláusula que obliga al Estado a tener mismo trato con todos sus acreedores y el juez consideró que no están dadas las condiciones legales para pagarles a los bonistas de la deuda reestructurada sin acordar primero con los holdouts que tienen fallos favorables en la Justicia de los Estados Unidos.

Por su parte, Italia destacó ayer -por segunda vez en los últimos 10 días- la “voluntad” del gobierno argentino de cumplir con sus acreedores y se puso a disposición del país para examinar las cuestiones legales que surjan en Europa a causa del litigio con fondos buitre.

En tanto, hay expectativa sobre la respuesta solicita de reinstalar el stay (medida cautelar), solicitada por el Gobierno nacional.