Tras 10 años de que este acto se llevara cabo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en esta oportunidad, se decidió trasladar su realización a la ciudad de Santa Fe, por ser la única en la Argentina que cuenta con un lugar especialmente consagrado a recordar y rendir homenaje a quienes ayudaron a salvar la vida de miles de judíos durante el Holocausto y la Segunda Guerra Mundial: el Paseo de los Justos entre las Naciones.

En el marco del recordatorio al peor genocidio cometido contra la humanidad, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, manifestó: “Para nosotros tiene una gran relevancia y es un signo muy importante que la primera vez en la Argentina que este acto se desarrolla fuera de Buenas Aires, se haga en la ciudad de Santa Fe”.

“Esta provincia acogió de manera generosa y hospitalaria a aquellas ocho primeras familias de origen judío que fundaron Moisés Ville y a las miles que llegaron después y que contribuyeron a construir una multiculturalidad que caracteriza a Santa Fe”.

 “Estamos aquí para recordar la historia en clave de presente y de futuro y para decir que frente a los genocidios y la discriminación todos somos uno”, agregó.

“La tragedia del Holocausto es responsabilidad del nazismo pero también lo es de la enorme indiferencia del mundo ante el horror del exterminio. La liberación de Auschwitz que hoy conmemoramos es una oportunidad para ejercer nuestro derecho a la memoria y acompañar a las millones de víctimas”, resaltó.

“La memoria del Holocausto nos emplaza se conjuga en tiempo presente, y nos obliga a no olvidar el pasado pero al mismo tiempo a no dejar de advertir lo que sucede en tiempo presente, en un mundo en donde se multiplican las guerras y donde los exterminios y matanzas no cesan”.

El 27 de enero de 1945 el Ejército soviético liberó el mayor campo de exterminio, el de Auschwitz en Polonia, en donde fueron exterminados entre 1,5 y 4 millones de personas.

Por el recuerdo.