Mediante un decreto aprobado por unanimidad, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, que responde directamente al presidente Nicolás Maduro, asumió la facultad de legislar que estaba en manos del Parlamento.

De esta manera, el Parlamento venezolano (el equivalente al Congreso Nacional en Argentina), con mayoría opositora, quedó reducido a la nada, ya que ahora la tarea legislativa del país también estará en manos de Maduro a través de la Asamblea Constituyente.