La Dinamita Roja empató como local 0-0 en el duelo de ida por el repechaje en Europa rumbo al Mundial de Rusia. El partido no fue bueno y ninguno arriesgó demasiado, a la espera de la revancha el martes en Dublín.

Tres de los cuatro partidos de repesca fueron muy cerrados a excepción de la goleada de Croacia sobre Grecia, y uno de los candidatos como Dinamarca no estuvo a la altura ante el voluntarioso Irlanda, definiéndose todo en la revancha.

El elenco local propuso llegar rápido al primero con un esquema ofensivo a través del hombre del Tottenham Christian Eriksen manejando el ritmo de su equipo aunque jamás desarticuló a un rival plantado firme atrás, manteniéndose el trámite del choque los 90 minutos y por eso culminaron 0-0 en el Telia Parken de Copenhague.

La revancha será el martes en el Estadio Aviva en la capital de Irlanda en Dublín, a la espera del ganador y el boleto al mundial donde el local no participa desde el Corea-Japón 2002 y Dinamarca que participó por última vez hace ocho años (Sudáfrica 2010).