El proyecto impulsado por la oposición contempla elevar a 44.000 pesos el mínimo no imponible para los casados con dos hijos y de 34.500 pesos para los solteros, y una actualización de escalas que oscilarán entre el 5 y el 35 por ciento.

Se mantienen las deducciones por hijo menor de 18 años, cónyuge, seguro de vida, empleadas domesticas, intereses de créditos hipotecarios y se agregan algunas nuevas como la posibilidad de descargar hasta un monto alquileres de vivienda y educación, solo si no hay oferta pública.

En cuanto a los alquileres, el dictamen que se aprobó establece que se podrá deducir hasta 48.666 por año, es decir 4.000 pesos por mes siempre y cuando se trate de vivienda única.

Otro punto central es que se elimina la aplicación del gravamen de ganancias sobre el aguinaldo de los sueldos más bajos. En tanto los jubilados también verán disminuida la imposición de ganancias.

También en el dictamen aprobado con el apoyo de los bloques opositores se duplica el monto de facturación permitido a los monotributistas, con lo cual se podrá pertenecer a este régimen simplicado emitiendo facturas por hasta 800.000 pesos anuales, desde los 400.000 pesos en la actualidad, monto que no se corrige desde hace más de tres años.

Otro punto incorporado por el kirchnerismo es que paguen ganancias los nuevos magistrados del Poder Judicial que sean nombrados desde el 2017.

Estos cambios que generarían un costo fiscal de 65.000 millones de pesos se solventarán con 27.000 millones de pesos contemplados en el presupuesto y con la reposición de las retenciones a la minería eliminadas cuando asumió Mauricio Macri, con el fin de recaudar 5.000 millones de pesos adicionales.

Además, se grava con una tasa del 10 por ciento los plazos fijos superiores a 1.5 millón de pesos, Lebacs y ganancias de capital e interés para otros activos financieros cuando el beneficio supere los 300.000 pesos.

Otro punto es que se grava en un 7,5% a las apuestas online y un 10% a las máquinas de juego sobre su valor.