Live Action lo trae a la luz después de dos años de trabajo.

El cortometraje centrado en los esfuerzos para que Trunks viaje al pasado, y cambiar el futuro destruido por Cell, nos muestra como es el fin del mundo, tras la muerte de Goku. El trabajo de los franceses de Live Action, con un limitado presupuesto, tardó dos años en realizarse, para traernos, alrededor de, 28 minutos de nostalgia.

Para los que vieron DragonBall Z, desde pequeños, podrán notar el enorme esfuerzo y dedicación de estos fans de la saga.

Para los amantes del manga de Akira Toriyama, “la película que hizo Hollywood debería haber ido directa al basurero sin ver las butacas del cine”, este corto viene a reivindicar las ganas de ver a los Sayayines en la pantalla grande.