El agua sobra en algunos lugares del país. Pero falta en otros, o no llega, o se contamina. Según datos oficiales, la red de agua potable alcanza a poco más del 80% de los argentinos.
Datos oficiales difundidos del  Plan Nacional del Agua indican que “de los 43 millones de habitantes de la Argentina (2015), el 84,4% tienen acceso a agua por red pública y el 58,4% a cloacas. No hay estadísticas confiables respecto del nivel de tratamiento de aguas residuales, sin embargo, algunas fuentes calculan que se encuentra entre el 15 y el 20% de las aguas recolectadas”, explica el informe.

Sin embargo, desde el Ministerio del Interior y Obras Públicas,  puntualmente en la Subsecretaría de Recursos Hídricos, estiman que la cifra es mucho menor. Tal es el ejemplo de ciudades como La Plata, Santa Rosa, parte de Salta o de Mendoza que tienen redes, pero que necesitan una inversión millonaria para remediar años de falta de mantenimiento.

Durante los últimos meses del año pasado, se inició un paquete de obras para remediar un atraso de décadas: “Es el Plan Nacional de Agua más ambicioso de nuestra historia. Son obras que van a representar trabajo para casi medio millón de argentinos cuando esté todo en funcionamiento y la posibilidad cierta de lograr el objetivo que nos planteó el Presidente de que dentro de cuatro años el 100% de los argentinos tengan agua potable y el 75% de nuestros compatriotas tengan acceso a una cloaca y a plantas de tratamiento de efluentes”, dijo el ministro Rogelio Frigerio.

Cifras oficiales confirman que “apenas entre el 17 y el 20 por ciento de todos los residuos cloacales de todo el país se tratan y se devuelven a las fuentes hídricas. El resto, se vierte sin tratar y genera contaminación y enfermedades”.

De acuerdo a los resultados del Censo 2010, “existen inequidades de acceso a los servicios a nivel regional e incluso dentro de las mismas jurisdicciones provinciales. El Área Metropolitana de Buenos Aires es la región que presenta las mayores diferencias en la cobertura con el 99,6% de la población de la ciudad de Buenos Aires que recibe servicios de agua potable por red, mientras que el área del Gran Buenos Aires la cobertura apenas llega al 70%”.