El seleccionado masculino de básquet derrotó a Serbia 96-66 en la final de los Juegos Olímpicos de Río en el Carioca 1. Cosechó la 15° medalla en la historia, el tercero consecutivo y acumula un invicto de 10 años.

Estados Unidos tras unos años dubitativos donde incluso fue cacheteado por Argentina en Atenas 2004, se tomó en serio a las selecciones de la FIBA y casi siempre puso lo mejor que tuvo en cancha, ganando el torneo de punta a punta demostrando que su reinado no parece tener fin.

El equipo de Mike Krzyzewski venció a Serbia 96-66 con parciales de 19-15, 33-14, 27-14 y 17-23 en el Carioca 1 de Río de Janeiro teniendo como figura a Kevin Durant con 30 puntos y 4 asistencias.

Estados Unidos se quedó con la medalla de oro por tercer juego olímpico consecutivo, sumando 15 medallas en la historia sobre 19 posibles (1 plata y 1 bronce), sacando la mayor diferencia en una final desde el Dream Team de Barcelona 1992 que había derrotado a Croacia (117-85) y llevando un invicto de diez años sin caer en cualquier competición (76 partidos).

El camino de esta selección lo tuvo en el Grupo A superando a China, Venezuela, Australia, Serbia y Francia, venciendo a Argentina en cuartos y a España en semifinales, que logró el bronce derrotando a Australia, teniendo a Carmelo Anthony como protagonista ya que es el primer hombre en sumar tres oros olímpicos.