Por la super copa de España, Valverde hacia su presentación como técnico del Barça. El mismo, no fue para nada bueno. Caída por 3 a 1 en casa y, frente al rival de toda la vida.

El Camp Nou abría sus puertas para lo que sería el inicio de una nueva temporada de fútbol en España. No con la liga BBVA, la cual va a empezar a rodar recién el próximo fin de semana, si no con la Súper copa. Los dos gigantes se veían las caras. Real Madrid como ganador de la temporada 2016/17 y el equipo “culé” por haber obtenido la Copa del Rey.

El primer tiempo fue parejo, y hubo muy poquito para destacar. Costaba que se pudieran pisar las áreas rivales, y ni que hablar de tener alguna ocasión clara de convertir.

El complemento fue muy distinto. En el primer tercio de la segunda etapa, el “merengue” (que jugó por primera vez en la historia con camiseta alternativa, en terreno “blaugrana”) se había puesto en ventaja. Benzema desbordó por costado izquierdo del área, la metió al medio, y en un intento por despejar el peligro, Piqué la termino metiendo en su propio arco.

De ahí en más, pasó un tramo donde los locales sintieron el cimbronazo y no podían reaccionar. Otra escapada del delantero Francés, encontró a Dani Carvajal solo por la derecho, pero justo en el ultimo instante, Jordi Alba se cruzó, barriendo, para evitar el 0 – 2. Los de Valverde empezaron a progresar en el terreno, mientras que los de Zidane se empezaron a quedar. Así fue como, entre otras chances que tuvo Barcelona, apareció un polémico penal, generado por Luis Suárez, que Leo Messi (hay que decirlo, de flojo partido), cambió por gol. Parecía que se venia otro encuentro, dentro del mismo. Pero no era la noche del Barça. Tras intentar, una vez mas, en al ataque, quedó expuesto en el fondo, y una contra perecía del Madrid, culminó con Cristiano, acomodándola al  segundo palo de Ter Stegen (cabe destacar que CR7 había ingresado en el segundo tiempo, y hasta ese entonces, no había gravitado).

El portugués hizo un festejo fiel a su estilo, quedando en cuero y mirando desafiante a todo el Camp Nou. Un dato no menor, puesto que, poco tiempo después, tuvo la chance de queda mano a mano, pero se encontró con Umtití, quien apenas lo rozó, y Cristiano se dejó caer. El arbitro lo amonestó, y como se había sacado la camiseta anteriormente, se transformó en la segunda amarilla, e inmediata expulsión.

Pero lo dicho, la jornada no era la mas optima para un equipo que aun busca acomodarse tras la partida de Neymar. En su intensa búsqueda por el empate, vio como todo terminaba, cuando Asensio, otro recientemente ingresado, ponía el tercero.

Ahora, con el 1 – 3 a cuesta, el miércoles, estarán frente a frente en el Santiago Bernabeu.

Allí, se definirá al campeón.

Por lo pronto, el primer paso del Barcelona de Valverde, y sin “Ney”, fue tunco, y con un duro golpe en su propia casa.

Compartir
Artículo anteriorEl retiro poco feliz de Usain Bolt
Artículo siguienteCambiemos ganó en todo el país
Federico Campos

28 años. Técnico en periodismo deportivo. Cursando Lic. en Comunicación social. Participó del programa radial “Fútbol y algo más”, en Radio del plata Rosario. Redacción en medios digitales. Conducción y producción en diversos programas radiales (música y/o deportes).