Ideas, buenas ideas, son las que hacen falta para que el histórico zoológico porteño, ubicado a metros del predio Rural de Palermo, se convierta en un espacio dedicado a la educación ambiental, donde las familias podrán aprender sobre la vida silvestre, a través de experiencias recreativas e interactivas basadas en la tecnología. La pregunta a los vecinos es: ¿qué les gustaría encontrar en el nuevo Ecoparque Interactivo?

El Nuevo Ecoparque Interactivo es una buena opción de paseo para las vacaciones de invierno. Con sus primeros cambios a la vista, se podrá visitar desde mañana en el clásico predio frente a la Rural de Palermo. Podrán ingresar 2.000 personas por día, de miércoles a domingos, entre las 10 y las 17 (a las 16 se cierran las boleterías).

¿Algo de lo nuevo? Por ejemplo, los chicos no podrán darle de comer a los animales y algunas jaulas, como la de los monos, estarán cerradas al público. La entrada general costará 190 pesos, mientras que el ingreso será gratuito para los menores de 12 años, los jubilados y los discapacitados.

Más allá del contacto virtual para sumar ideas y mejorarlo día a día, ya hay encuentros programados para interactuar periódicamente con la gente. Ahí, cada propuesta es escuchada y discutida. Hay espacios de debate, de lunes a viernes (entre las 19 y las 18), en los siguientes puntos de la Ciudad:

Cabildo y Juramento
Acoyte y Rivadavia
Saenz y Traful
Riestra y Murguiondo
Alvarez Jonte y Av. Nazca
Santa Fe y Coronel Díaz (Alto Palermo)

Lo que viene

La Ciudad ya acordó los seis compromisos del Ecoparque Interactivo. Que son:

1) Será un espacio dedicado a la educación ambiental, a través de experiencias recreativas e inmersivas basadas en la tecnología y enfocado en la familia.

2) No habrá animales habitándolo de forma permanente.

3) Se integrará conceptualmente a los vecinos Jardín Botánico y Parque 3 de Febrero, generando un auténtico Corredor de Biodiversidad.

4) Se trabajará en la recuperación y liberación de animales silvestres heridos o rescatados del tráfico ilegal, y se continuará trabajando en los proyectos de conservación de fauna autóctona.

5) Se creará un punto de encuentro en el que emprendedores y ONGs puedan realizar proyectos vinculados a la conservación del medioambiente.

6) Se pondrá en valor el riquísimo patrimonio arquitectónico que la Ciudad posee en esas 18 hectáreas.

Este proceso ya se inició con el traslado del primer grupo de animales, compuesto por un total de 46 aves rapaces autóctonos, entre las que se encuentras 15 lechuzones orejudos, 5 lechuzitas vizcacheras, 11 jotes de cabeza negra y 15 chimangos.

eco2