En un bosque cercano al campus universitario de Florida, cuatro estudiantes golpearon con un machete a un adolescente  y lo enterraron vivo. Por si esto fuera poco, dos de los atacantes tuvieron sexo sobre la “tumba”.

El grupo planeó el asesinato de José Amaya Guardado durante dos semanas. Todo esto fue relatado por los victimarios, quedando en constancia en los registros de detención a los que tuvo acceso la prensa norteamericana.

“KaheemArbelo (20), Jonathan Lucas (18)y Christian Colón (19), fueron arrestados y confesaron el crimen”, señaló la policía de Miami. Una cuarta sospechosa, SesirayStricklan (18), fue arrestada y acusada un día después.

Arbelo, Lucas y Colón emboscaron a Guardado y lo golpearon repetidamente con un machete. Strickland se quejó de que “había perdido la primera serie de golpes de machete, porque ella se había alejado por unos minutos a orinar en el bosque”, según el informe del arresto. “La víctima trató de luchar contra sus atacantes, pero fue superado en número y repetidamente golpeado con el machete hasta que su rostro se derrumbó. Más tarde Lucas y Colón regresaron a la escuela, mientras que Strickland y Arbelo se habrían quedado para tener relaciones sexuales”,señaló la Policía.

El cuerpo de la víctima fue descubierto tres días después por sus hermanos, que veían los pies en una zona quemada.

La policía cree que el adolescente fue asesinado por una deuda que tenía con Arbelo, un narcotraficante sospechoso. Arbelo, Lucas y Strickland fueron acusados de asesinato en primer grado. Colón se enfrenta a un segundo grado, cargos de asesinato y conspiración. Arbelo y Lucas también están acusados de conspiración en primer grado. Además, Strickland se enfrenta a un cargo por resistencia a la autoridad y conducta criminal.