Izcovich levanta su premio en la última edición de los Florencio Sánchez (2015).
Izcovich levanta su premio en la última edición de los Florencio Sánchez (2015).

En un bar sobre una esquina dentro del barrio de Colegiales, me encontré con Gabriela Izcovich para charlar sobre detalles de la premiación y de la cocina de sus dos obras en cartelera:  “Alma Teatral” y “Estás Igual”.

– Ganaste el premio Florencio Sánchez por “Alma Teatral” -ya vamos hablar de la obra- pero para empezar,  ¿Cómo fue la experiencia de estar nominada y ganar el premio Florencio Sánchez de Mejor Unipersonal Femenino?

Fue una experiencia preciosa porque ya haber sido nominada fue, para mí, una retribución total. Y ganarlo, obviamente, me puso más contenta. Este es un espectáculo que arme con muy pocas pretensiones, inclusive la puesta está hecha para 15 personas. Así que puedo decir que nunca tuve demasiada pretensión ambiciosa con la obra. Así que ganarlo me llenó de gratificación.

– Y una vez nominada, ¿esperabas ganarlo?

No, no esperaba ganar para nada. Yo le decía a mi hermana ( N. del autor: su hermana es la directora Ana Izcovich) que yo fui muy tranquila a la entrega porque pensaba que no lo iba a ganar… Así que cuando me nombraron me sorprendí mucho y, desde ya,  muy gratamente.

-Estamos hablando de la obra ganadora “Alma Teatral” que fue escrita por vos. ¿Cómo surgió la obra?

Desde hacía tiempo que yo andaba avocada a la dirección y a la escritura y,  al estar alejada de la actuación, tuve ganas de volver al ruedo. Bajo esa excusa empecé a escribir este unipersonal. Fui dándole forma basándome en los dos géneros que me gustan: la poesía y narrativa.  Y después empecé a visualizarla escénicamente. Más tarde vino una etapa donde estudiaba el texto entero sin saber muy bien hacia donde iba, y tampoco sabía donde se iba a presentar… pero con el tiempo la estrené. Fue en el teatro “La Carbonera” y luego, este año lo reestrené en el teatro “El Tadrón” pero ahora “Alma Teatral” está terminando. Así que dentro de poco vendrá una nueva etapa con una serie de viajes por el país junto a la obra.

-En “Alma Teatral” sentí que jugás con la percepción. El espectador no sabe si está frente a una actriz o frente a una persona que los atiende en su casa, y de a poco instalas un clima parecido a un estado de trance,  ¿Te lo propusiste, deseabas movilizar de tal forma al espectador?

Sí. Después de que terminé de escribirla  y la empecé a corregirla hubo un momento donde empecé a acentuar ese hilo  invisible que cuelga entre la ficción y la realidad y donde uno  no sabe muy bien que está ocurriendo.. Inclusive mi personaje lo dice al final de la obra: “mi cabeza es una sucesión de temas reales y ficticios, los seres de carne y hueso conviven con los etéreos. La vida es sueño para mí. Y los sueños, sueños son“. Entonces es una parte importante de la obra  que mi personaje espere en el living de su casa y hable frente a los espectadores del pasado con tanta sinceridad que uno al final no sabe si es verdad o no…

“Alma Teatral” es dirigida por tu hermana Ana, ¿Cómo es la experiencia de trabajar junto a ella?

Me encantó. Con Ana tenemos una escuela de teatro juntas que se llama Constantine, así que trabajamos juntas millones de veces. Además Ana es una espectadora muy cercana, siempre viene a los ensayos aunque ella no participe en el proyecto, así que para mí es una opinión siempre de un enorme respeto y de gran inteligencia.

Escena de "Alma Teatral" (TADRON TEATRO Y CAFÉ)
Escena de “Alma Teatral” (TADRON TEATRO Y CAFÉ)

-En “Alma Teatral” sos un personaje totalmente diferente al de tu otra obra “Estas Igual”,  ¿Te identificas más con alguno de los dos?

Son dos géneros distintos, dos estructuras distintas. No tienen nada que ver y me gusta que convivan en escena dos espectáculos simultáneamente distintos… Y no, no me siento identificada con una más que la otra. De las dos tengo cosas. De “Alma Teatral” tengo muchas cosas, y de la loca de Silvia de “Estas Igual” también…. (risas)

-Pero ambas son buenas!

Sí… ¡son buenas! Son queribles.

-La actuación de Fabián Arenillas en “Estas Igual” me pareció genial. Cuando escribías el guión…  ¿Pensabas que él iba a interpretarlo? ¿Te imaginabas que lo haría de esa manera?

No. Lo convoqué después, cuando la obra ya estaba terminada.

-¿ Y cómo es trabajar con él?

¡Es un placer! Él es estupendo. Se entrega muchísimo, defiende el material como loco, es un actor extraordinario, un laburador, se pone a la par, se hace cargo del texto como si fuera propio… y después en las funciones también se preocupa por todo lo otro: la cuestión organizativa, como mover el espectáculo. En fin, se pone la camiseta. Es un placer trabajar con él.

-Se nota que el teatro es tu vida, ¿Pero qué pensás vos del teatro? ¿Cómo lo ves?

Ahora estoy más amigada. Creo que estoy más madura en lo personal  y más asentada en mi vida. Así que puedo comunicarme con el teatro más amigablemente. El teatro es una actividad muy absorbente, y como digo en “Alma Teatral”: “este suelo extraño y vulnerable que es el teatro; como dependemos tanto de la aprobación de los otros”. Quiero decir que el teatro genera una enorme vulnerabilidad  y mucha tensión. Y después el tema de la absorción, de los horarios que manejan el teatro. Como madre siempre me angustié mucho por las horas que me sacaba y que eran importantes para compartir con mi familia. Y bueno, ahora que mis hijos crecieron y tienen su propia vida, encuentro en el teatro una actividad mucho mas armoniosa para mí, y más selectiva: Yo soy muy selectiva en el teatro, soy una actriz y directora que las cosas que hago las hago porque me gustan como cuando cocino en mi casa con mucha dedicación y artesanía.

-¿Y te gusta la oferta teatral de Buenos Aires?

Me encanta. Me parece que es una ciudad altamente enriquecida. Tenemos gente genial y me refiero al circuito alternativo, no comercial… lo comercial siempre me costó más. Tengo más problemas, me gusta cada vez menos… pero en el circuito alternativo hay cosas extraordinarias y  maravillosas. Te hablo de teatritos que tienen 30, 40 espectadores, a veces 10, 15, y ahí mismo vez cosas extraordinarias con dramaturgias muy buenas, buenos actores y buenos directores. Tenemos un teatro alternativo extraordinario.

-¿Qué pensás del movimiento artístico actual?

Sí, ¡me parece extraordinario! En todos los sentidos. Por ejemplo el otro día fui al BAFICI a las 12 de la noche y no podía creer la cantidad de gente haciendo cola en la calle. Mucha gente joven. También hay muchos estudiantes de Cine. En carreras de teatro ni hablar. Musicalmente es una ciudad extraordinaria en un país extraordinario. Yo trabajo en Azul, soy la programadora de La Cervantina, un festival muy importante anual, y además viajo todos los meses porque tengo cursos de mucha gente donde doy clase formando elencos, y me sorprende la cantidad de cosas que se producen, que se escribe y que se hace.

-Para finalizar: ¿Cómo sigue tu año en cuanto al trabajo u otras propuestas?

Ahora voy a seguir con “Estas Igual” porque arrancó hace poquito. Voy a viajar con “Alma Teatral” por el país.  Estoy organizando el festival de Azul. Dando mis clases.  Ahora estoy por filmar una mini serie y estoy con ganas de sentarme a escribir de nuevo, que ahora empiezo a estar con más tiempo luego de los estrenos y quiero ponerme a pensar en eso.

 Federico Frisach

Federico Frisach

Poeta y Redactor. Critico teatral. Músico Bajista. Productor de Eventos. Conductor y productor del ciclo Cadena Nacional, por Radio Colmena . Tarotista Jungiano. | Contacto: fedefrisach@tgpost.com.ar