Escándalo en los Oscars 2017: se confundieron de sobre en el premio a mejor película

Una escena sin precedentes se vivió este domingo por la noche, cuando la Academia presentaba el premio más importante de la velada: el Oscar a la mejor película de 2016. Se anunció a La La Land, pero era para Moonlight.

Una noche que parecía prácticamente perfecta para la industria cinematográfica, con varios premios que sorprendieron a la audiencia y un final incierto en las categorías a mejor actor masculino -y su homólogo femenino- y mejor película, se vio empañada justo en el anuncio más importante de todos.

Tras el Oscar a la joven Emma Stone, llegó el turno de premiar al film más destacado del año pasado. Los elegidos para entregar la estatuilla fueron las leyendas Warren Beatty y Faye Dunaway. Extrañamente, Beatty tardó varios segundos en emitir palabras tras la apertura del sobre. Miró a su compañera, se lo mostró, y ella se apuró en anunciar el ganador: La La Land.

oscar fail 2

Comenzaron los festejos, el elenco del musical recibió el premio y rápidamente recitaron sus discursos de agradecimiento. Pero un movimiento extraño empezó a notarse en el segundo plano. Productores corriendo de aquí para allá con más sobres se hicieron presentes e interrumpieron la celebración: “Hubo un error, el ganador fue Moonlight”.

oscar fail

En propias palabras de Warren Beatty, “me dieron el sobre equivocado”. En efecto, PricewaterhouseCoopers, la infalíble compañía que entrega los preciados nombres de los ganadores se confundió y volvió a entregar el sobre con el nombre de Emma Stone, de la categoría anterior, con el nombre “La La Land” debajo. Finalmente, mostraron el papel válido con letras claras “Best Picture: Moonlight”.

En una velada donde cada cinco minutos hubo una referencia, crítica y burla a Donald Trump, fue la Academia quien sufrió el peor ridículo de su historia. El polémico presidente, que siempre se expresa vía Twitter, no publicó nada durante la transmisión, hecho que también fue remarcado por el presentador Jimmy Kimmel. Pero el que ríe último, ríe mejor.

La secuencia completa: