El conjunto balcánico derrotó en el clásico a Serbia 93-85 en el torneo disputado en el estadio de Estambul. Goran Dragic fuel el héroe de la noche con sus 35 puntos para su país que se consagró por primera vez en la historia.

El épico partido que disputó Eslovenia ante el gran candidato España en semifinales no fue casualidad y en una final frente a uno de sus clásicos rivales no le tembló el pulso a través de su máxima figura en la NBA que tuvo un torneo de ensueño.

Con parciales de 20-22, 36-25, 15-20 y 22-18 el elenco de Aleksandar Djordjevic le ganó a Serbia 93-85 en el Sinan Erdem Arena en la ciudad turca de Estambul, luego de la noche mágica del base de Miami Heat, Goran Dragic, que culminó con 35 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias siendo el jugador más valioso.

Eslovenia se consagró por primera vez en el Eurobásquet tras la desintegración de la ex Yugoslavia en 1991, terminando como invicto con 9 triunfos e impidiéndole a Serbia su primer título, ya que también cayó en la final de 2009. Cerrando el podio España por idéntico marcador 93-85 superó a Rusia para alzarse con el bronce en el último partido de Juan Carlos Navarro.