Estados Unidos bombardeó posiciones sirias leales a Al Assad

El presidente Donald Trump ordenó un ataque con misiles en una base militar del oeste de Siria. Se trata de la primera intervención contra fuerzas del presidente Bashar Al Assad. Es en represalia por el bombardeo con armas químicas a población civil del martes pasado, que dejó 70 muertos.

La guerra civil en Siria abre otro nuevo capítulo en su sangrienta historia. Luego del bombardeo que el presidente Bashar Al Assar efectuó el martes por la madrugada, matando a unas 70 personas, entre ellas varios chicos, Estados Unidos respondió con mano firme.

Donald Trump, en su rol de comandante en jefe de las fuerzas armadas, ordenó el ataque con misiles a la base aérea militar de Shayrat, lugar del que partieron los aviones que llevaron a cabo la matanza a comienzos de esta semana.

El presidente de Estados Unidos justificó el ataque afirmando que “es vital para los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos prevenir y disuadir la expansión de las armas químicas”.

A pesar de que el gobierno sirio asegura lo contrario, Trump fue rotundo: “No hay duda de que Siria usó armas químicas prohibidas”. Desde la televisión pública del país de medio oriente, hablaron de un “acto de agresión”, por parte del ejército norteamericano, que lanzó 50 de misiles del tipo Tomahawks a la base de Shayrat. Además, sostienen que, en realidad, el ataque del martes sobre posiciones rebeldes incluía fábricas clandestinas de armas químicas, que se activaron con las bombas sirias.

Volviendo a las acciones de este jueves, este ataque ordenado por Trump significa el primer enfrentamiento directo entre el ejército de Estados Unidos y el de Siria, apoyado por Rusia. Desde 2014, el accionar del país americano se había limitado a posiciones ocupadas por ISIS (Estados Islámico) en territorio sirio.

El lanzamiento de los misiles:

En 2013, Obama estuvo cerca de bombardear el ejército nacionalista de Al Assad, cuando en diversos ataques con armas químicas habían muerto más de 1.400 civiles sirios. Pero por la mediación de Rusia, aliado del presidente, la decisión de Obama se canceló.

Trump afirma que actuó debido a que su opinión sobre Al Assad “ha cambiado mucho” desde el ataque del martes. En ese sentido, concluyó que el mandatario sirio “había cruzado muchas líneas”, haciendo alusión a la frase de Obama. Su antecesor había dicho que el uso de armas químicas sería una “línea roja” que obligaría una intervención por parte de Estados Unidos en el conflicto.

El anuncio de Donald Trump: