El gobierno de Estados Unidos cortó por lo sano y decidió que las aerolíneas que vuelen a ese país ya no podrán permitir que los pasajeros lleven consigo, ni tampoco en la bodega del avión, computadoras o tablets.

La medida fue firmada por la Transportation Security Administration (TSA), organismo dependiente de la Casa Blanca a cargo de la seguridad en el transporte aéreo. La medida abarca también a la cabina del avión.

La decisión ya estaba vigente contra todos aquellos que viajaran desde Egipto, Turquía, Kuwait, Qatar, Marruecos, Jordania, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos. Ahora la orden alcanza a el resto de los aeropuertos del mundo.

En los portales web de las embajadas de Estados Unidos en distintos países explicaron que el refuerzo en las medidas de seguridad pretende “aumentar el control general de seguridad de pasajeros, elevar controles sobre dispositivos electrónicos de uso personal y desplegar tecnología de punta” para frenar posibles amenazas.

La prohibición de portar computadoras y tablets para volar hasta Estados Unidos comenzará a regir a fines del mes de julio. “Aquellos actores que no cumplan con la implementación de estos requisitos en determinados lapsos podrán ser pasibles de restricciones adicionales en materia de seguridad, incluida la suspensión de vuelos hacia los Estados Unidos”, informaron desde Washington.